ESTUDIO DE TOLERANCIA A CEFPODOXIMA PROXETIL EN PACIENTES CON HIPERSENSIBILIDAD A BETALACTÁMICOS.

Se realizo un studio en el cual se selección de forma aleatoria a un grupo de 30 pacientes (< 65 años) diagnosticados de hipersensibilidad a betalactámicos mediante pruebas cutáneas o provocación controlada para estudiar su tolerancia a cefpodoxima proxetil, una cefalosporina de tercera generación que se administra por vía oral.

 

Se realizaron pruebas cutáneas con penicilina G, amoxicilina, ampicilina, cefpodoxima proxetil, cefalexina, ceftazidima y cefotaxima; simultáneamente se extrajo sangre para la realización de una prueba de liberación de histamina con penicilina G, amoxicilina, ampicilina y cefpodoxima. Se realizó una prueba de tolerancia oral con dosis terapéuticas (200 mg) de cefpodoxima proxetil (Otreon) a simple ciego a 26 pacientes.

Se utilizaron como controles 36 pacientes que habían tolerado betalactámicos en los 6 meses previos.

 

Todos los pacientes toleraron con normalidad la administración de dosis terapéuticas de cefpodoxima proxetil. En el estudio se analizan los resultados de las distintas pruebas realizadas tanto in vivo como in vitro.

 

Se llego a la conclusion que la tolerancia a cefpodoxima proxetil, una cefalosporina de tercera generación que se administra por vía oral, ha sido buena en pacientes con hipersensibilidad a betalactámicos.

 

 

Published in: on 19 noviembre, 2010 at 6:00 am  Dejar un comentario  

Modificación de enzimas blanco: mecanismo de resistencia

Un mecanismo importante de resistencia bacteriana a antibióticos betalactámicos es una alteración de proteínas fijadoras de penicilina, de modo que aquellos no tienen acceso a la cadena de peptidoglicano en elongación. Una forma alternativa es la pérdida de las proteínas fijadoras de mayor afinidad por el antibiótico.

Las alteraciones de las proteínas fijadoras pueden ser un proceso de un paso, controlado por un único gen, o un proceso en varios pasos de aumento de la resistencia. Las alteraciones de las proteínas fijadoras son más importantes en la resistencia de las bacterias grampositivas a los antibióticos betalactámicos que en las gramnegativas entéricas y en las especies de Pseudomonas.

Las proteínas alteradas se designan mediante el agregado de un sufijo, que puede ser una letra o un signo de prima (‘), al esquema numérico. por ejemplo, el mecanismo para la resistencia de alto nivel de Staphylococcus aureus a las penicilinas resistentes a la penicilinasa es la producción de una variante de la proteína fijadora de penicilina 2 (PBP 2), a una variante designada PBP 2a.

La evidencia que apoya la importancia de las proteínas fijadoras alteradas proviene de 1) la presencia de las mismas en la aparición de resistencia -la exposición de estafilococos a la meticilina induce una alteración de la proteína fijadora 2 (PBP2) a una variate (PBP 2a)- y 2) también la pérdida de la proteína variante da como resultado la recuperación de la sensibilidad, o incluso un estado de hipersusceptibilidad.

Published in: on 30 octubre, 2010 at 3:54 pm  Dejar un comentario  

Estudios de Penicilina en Guatemala 1946-1948

Como bien se sabe, la penicilina es el tratamiento de elección para la sífilis. La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual producida por la bacteria espiroqueta Treponema pallidum.

No es secreto para nadie, que los países “en vías de desarrollo” sean blanco de abusos por parte de los países desarrollados.  La discriminación, razismo y tratamiento como “ciudadanos de segunda” lamentablemente persiste hasta nuestros días. Este post trata de los estudios realizados de la profilaxis de la sífilis en Guatemala entre 1946 y 1948 por parte de los Estados Unidos.

Mientras en Nüremberg se realizaba una serie de normas para los estudios de medicamentos; en Guatemala, los Estados Unidos llevaba a cabo una investigación que violaba todos los aspectos de la bioética posibles. El doctor que dirigía el estudio en nuestro país (Dr. Cutler) había participado en un estudio acerca de la evolución natural de la enfermedad en cuestión en personas de raza negra en Estados Unidos previamente (Estudio de Tuskegee). Este estudio también carecía de ética.

LOS ESTUDIOS:

Los investigadores querían realizar un experimento que poseyera sujetos con “exposición normal” a la la enfermedad. Eligieron como sujetos de estudio a reos, enfermos mentales, niños huérfanos y soldados.

Con la coopearación de los funcionarios del Ministerio de Justicia y el Director del Penitenciario Central de Guatemala, se permitió que los reos mantuvieran relaciones sexuales con prostitutas que presentaran sífilis o gonorrea.  Los investigadores estadounidenses no podían controlar  el contagio de la sífilis por este método, ya que los hombres que habían mantenido relaciones con las prostitutas infectadas no mostraban resultados positivos en grandes cantidades. Además, en las prostitutas habían resultrados positivos antes de la exposición normal.  Así, los investigadores decidieron ampliar la muestra de investigación.

Los investigadores decidieron utilizar 483 niños del Orfanato Nacional, no para infectarlos con sífilis, sino para estudiar exámenes de sangre.  Empero, no encontraron si era posible utililizar penicilina para la profilaxis de la enfermedad. Entonces, recurrieron a los enfermos mentales. A este “grupo de estudio ” no se les podía exponer a infección por relaciones sexuales, por lo que se decidió inocularles la bacteria.  A cambio de esto, el Hospital de Enfermos Mentales recibió insumos.  A los sujetos de la investigación se les ofrecía un paquete de cigarros a cambio de la inoculación, extracción de sangre o de material espinal y un cigarro a cambio de una observación clínica.

Inocular a las personas no era fácil. El método conocido consistía en machacar los crecimientos sifílicos de los testículos de conejos e inocularlos para su posterior estudio.  Las muestras tuvieron que ser obtenidas rascando los chancros en los cuerpos de los pacientes. Las cepas se inoculaban en las mujeres por medio de inserción en la cara, el brazo o la boca lacerados con agujas.  En los hombres,  se arañaba el pene con un aguja hipodérmica, e introducúa un algodón o venda y se dejaba caer una emulsión sifílica a través de ella durante al menos una hora. Otras formas de inoculación consistieron en hacer beber tejido sifilítico con agua destilada; así como, remover tejido fluido espinal, mezclarlo con la sustancia sifilítica y reintroducirlo por vía intravenosa.

En los estudios de profilaxis realizados en un cuartel militar, se les permitía a los hombres que mantuvieran relaciones sexuales con mujeres que no estuvieran infectadas, para luego introducirles el ínoculo en el meato del pene. Se les pedía a los hombres orinar una hora después y finalmente, se les aplicaba diferentes tratamientos profilácticos.

Otro estudio realizado en las prostutitas consistía en inocular la espiroqueta en la cérvix, antes que mantuvira relaciones sexuales con los reos.

A las personas infectadas se les adminstraba penicilia y se presumia que estaban curadas, aunque pareciera que no se hizo ningún seguimiento que comprobara el estado de salud de los sujetos de estudio.

 

Cuestiones para analizar

¿Qué opinan los investigadores guatemaltecos al respecto?

¿Cuál será el rol de químico farmacéutico en los estudios de este tipo?

¿Cómo se estarán realizando las investigaciones en el presente?

¿Qué podemos aportar para futuras investigaciones los profesionales de la salud?

 

Fuente:

Redacción.  Estudio: “Clutler creía que sus estudios eran una mina de oro”. El Periódico. Domingo  10 de octubre de 2010.  Pp 14 y 15.

Hurtado, P. Entrevista a Joaquín Barnoya Pérez.  El Periódico. Domingo 10 de octubre de 2010. Pp 16 y 17

Foum Libertas. Vida y Bioética Médicos de EEUU inocularon sífilis a cientos de guatemaltecos para experimentar: Obama pide perdón. Fecha de publicación 8 de octubre de 2010. Fecha de revisión 10 de octibre de 2010.  Disponible en http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=18138&id_seccion=24

Para leer el informe de Susan Reverby “Sífilis por exposición normal e inoculación: un médico de PHS Tunskegee en Guatemala. 1946-48” pueden visitar: http://www.elperiodico.com.gt/es/20101010/domingo/178497/

 

 

Published in: on 10 octubre, 2010 at 6:43 pm  Comments (6)  

Sobre el mecanismo de acción…

Los antibióticos betalactámicos ejercen su efecto por interferencia con la formación de peptidoglicano, mecanismo compartido por los agentes glucopeptídios, como la vancomicina. Hace muchos años se detectó que la d-alanina-d-alanina terminal de la cadena de peptidoglicano era esencial para la acción antibacteriana del compuesto. Kelly y colaboradores dilucidaron la estructura tridimensional de la proteína transpeptidasa fijadora de penicilina y observaron su interacción con las penicilinas y cefalosporinas de manera directa, para establecer la identidad del sitio fijador de penicilina con la enzima transpeptidasa en forma definitiva. En esencia, la penicilina engaña a la proteína transpeptidasa fijadora de penicilina, haciéndole creer que es el siguiente bloque a agregar a la cadena de peptidoglicano en formación. Una vez insertada, la molécula de penicilina impide la elongación posterior de la cadena de peptidoglicano.

Los diferentes miembros del gran grupo de los antibióticos betalactámicos poseen afinidades distintas para las diversas proteínas fijadoras de penicilina.

Se  demostró que la resistencia de E. Coli aumentaba a medida que se saturaban más sitios críticos de fijación a penicilina. la saturación de proteínas fijadoras no esenciales no tien efecto sobre la sensibilidad microbiana. El efecto de las enzimas autolíticas también puede ser importante para la actividad bactericida de los antibióticos betalactámicos.

Published in: on 10 octubre, 2010 at 4:40 am  Dejar un comentario  

CEFALOSPORINAS

Se encuentran entre los antimicrobianos más ampliamente prescritos se aisló de un hongo llamado Cepahlosporium acremonium (actualmente llamado Acremonium chrysogenum) que se convirtió en la primera fuente microbiana de una cefalosporina, se aislaron tres sustancias antimicrobianas a partir de este hongo; la primera llamada cefalosporina P un esteroide con actividad contra bacterias grampositivas; el segundo llamada cefalosporina N con actividad contra gramnegativas, pero  más tarde se demostró que era una penicilina con una cadena lateral aminocarboxibutilo y por lo cual fue renombrada como penicilina N; y la tercera llamada cefalosporina C que es menos activa contra salmonella Typha y estafilococos que la penicilina N.

Cada día se encuentra mas resistencia a las cefalosporinas por arte de microorganismos como: stafiolococos coagulasa negativo, bacilos gran negativos no fermentadores como la P. aeuriginosa, enterococos, Clostridium difficile y Candida albican.

La resistencia a estos se puede llevar a cabo a través de tres mecanismos: alteración de una PBP blanco que es esencial para la supervivencia de la célula, la producción de betalactamasas que inactivan la cefalosporina o una disminución de la capacidad del antibiótico para alcanzar su PBP blanco que se ve en lagunas bacterias gramnegativas, esto no está disponible para las bacterias grampositivas.

Haemophilus influenzae, Streptococcus pneumoniae y Neisseria gonorrhoeae son patógenos que cada días son más resistentes a las cefalosporinas y penicilinas ya que sus PBP poseen una afinidad reducida por los antibióticos. Staphylococcus aureus produce una PBP2´ la cual tiene una afinidad casi nula por los antibióticos

La producción de betalactamasas es la forma de resistencia más frecuente de las bacterias gramnegativas para con las cefalosporinas.

Published in: on 1 octubre, 2010 at 3:15 am  Dejar un comentario  

Contribuyentes al mal uso de antimicrobianos

La resistencia a los antimicrobianos es una consecuencia natural del uso de antimicrobianos. el uso excesivo y erróneo de los antimicrobianos no ayuda a los pacientes sino que simplemente aumenta el problema de la resistencia y el derroche de recursos.

Existen amplias variaciones en la prescripción de antimicrobianos y otros medicamentos. en la atención primaria de salud, el 30-60% de pacientes recibe antibiótiocs (quizás mucho más de lo que es necesario). Este uso erróneo es común y toma la forma de posología incorrecta. Los prescriptores de hospital son con frecuencia los modelos para los prescriptores de la atención primaria de salud: desafortunadamente los antimicrobianos se usan tan erróneamente en el hospital como en la atención primaria de salud.

Generalmente se hace una mala prescripción de antibióticos por falta de conocimientos o información, que conduce a incertidumbres sobre el diagnóstico y el medicamento o los medicamentos más apropiados; por demanda del paciente y por obtención de ganancias por la venta de medicamentos.

Aparte de esto, muchos presciptores, así como vendedores de medicamentos, se ganan la vida vendiendo medicamentos y no cobrando la consulta. En muchos países se ha observado que los prescriptores que ganan dinero dispensando medicamentos prescriben de modo continuado más medicamentos que los que no obtienen dinero por la dispensación. Vender medicaemntos de alto costo, como son los antibióticos, puede aumentar los ingresos de los prescriptores dispensadores, pero desafortunadamente muchos pacientes no pueden costearse esos medicamentos y deben comprar posologías incompletas, lo cual también lleva a la resistenica a los antimicrobianos.

Sólo conociendo los motivos que sirven de base a la prescripción inapropiada de antibióticos, se pueden establecer intervenciones eficaces para cambiar ese comportamiento.

Información recopilada del boletín de medicamentos esenciales de la OMS

Published in: on 29 septiembre, 2010 at 11:49 pm  Comments (1)  

INDICACIONES CLÍNICAS

La penicilina G continúa siendo el fármaco de elección de gran variedad de enfermedades infecciosas. Este antibiótico se ha utilizado en infecciones del árbol bronquial, pulmonares, cardíacas, del sistema nervioso central, tales como leptospirosis, difteria, gangrena gaseosa, actinomicosis, sepsis puerperal, septicemias, etc.

Ninguno de los preparados orales de penicilinas deben administrarse con los alimentos para así reducir la fijación e inactivación ácida, tal es el caso de la penicilina V, cuya administración está indicada sólo en infecciones menores, por ejemplo, de las vías respiratorias o estructuras relacionadas, especialmente en niños (faringitis, otitis, sinusitis). La administración oral está sujeta a eficacia variable, por lo que no debe administrarse en pacientes gravemente enfermos.

 La penicilina G inhibe los Enterococos (Streptococcus faecalis), pero con frecuencia es necesaria la administración simultánea de un aminoglucósido para lograr efectos bactericidas, por ejemplo, en la endocarditis enterocócica. En infecciones graves donde se requieren dosis elevadas de penicilina G se debe emplear la vía intravenosa y puede administrarse en inyección directa o en perfusión lenta, diluido en suero glucosado o clorurado isotónico.

 La penicilina G benzatínica es una sal de muy baja hidrosolubilidad para inyección Intramuscular (IM) y produce concentraciones bajas pero prolongadas, por lo que una sola inyección de 1,2 millones de unidades IM es tratamiento satisfactorio para la faringitis estreptocócica betahemolítica y proporciona además, una profilaxis adecuada contra la reinfección por este germen.La penicilina G benzatínica es terapéutica eficaz en la sífilis latente.

TOXICIDAD Y EFECTOS SECUNDARIOS

 Las Penicilinas son empleadas con gran frecuencia por su eficacia terapéutica y escasa toxicidad.

Dentro de las acciones indeseables, se cuentan las reacciones de hipersensibilidad que son los efectos adversos más comunes, éstos pueden producir fiebre, asma, púrpura trombocitopénica, anemia hemolítica, neutropenia, pancitopenia y vasculitis, las más frecuentes son las cutáneas (urticarias). En ocasiones puede haber shock anafiláctico, muchas veces mortal.

Las reacciones de hipersensibilidad pueden ocurrir con cualquier dosis de penicilinas, la presencia de alergia a una expone al paciente a mayor riesgo si recibe otra.

La penicilina G administrada en dosis elevadas por via intratecal o endovenosa puede producir como toxicidad directa efectos irritativos sobre el sistema nervioso central al alcanzar concentraciones elevadas en el líquido cefalorraquídeo, pueden presentarse convulsiones, hiperreflexia y coma. La penicilina G potásica al administrarse en dosis elevada y por vía intravenosa puede ocasionar hiperpotasemia fundamentalmente en pacientes con insuficiencia renal. La penicilina G sódica puede descompensar a un paciente con insuficiencia cardíaca.

Fuente:Penicilinas Acta Medica.

Para mayor informción consultar la siguiente dirección: http://bvs.sld.cu/revistas/act/vol8_1_98/act04198.pdf

Published in: on 29 septiembre, 2010 at 3:44 am  Dejar un comentario  

Clasificación de las Penicilinas

Química de las penicilinas

Todas las penicilinas tienen la siguiente estructura básica:

  • Un anillo tiazolidina
  • Un anillo betalactámico que aporta un grupo amino secundario
  • Sustituyentes unidos al grupo amino

La integridad estructural del núcleo del ácido 6-aminopenicilánico es esencial par ala actividad biológica. La hidrólisis del anillo betalactámico por betalactamasas bacterianas, cede el anillo penilcicloico, que carece de actividad antibacteriana.


Clasificación de las Penicilinas

La unión de diferentes sustituyentes al ácido 6-aminopenicilánico determina las propiedaes farmacológicas y antibacterianas de las moléculas.

Penicilinas: Poseen la mayor actividad contra bacilos grampositivos, cocos gramnegativos  y aerobios no productores de betalactamasa.  Poseen escasa actividad contra bacilos gramnegativos. Son suceptibles a hidrólisis por betalactamasa.

Cocos gramnegativos

Bacilos gramnegativos

Bacilos grampostivos

Penicilinas anitestafilocócicas: Son resistentes a las betalactamasas estafilocócicas. Son activas contra estafilococos y estreptococos pero inactivas contra enterococos, bacterias anaerobias, así como bacilos gramnegaticos.

Penicilinas de amplio espectro: Retienen el espectro antibacteriano de la penicilina y poseen actividad mejorada contra gramnegativos. Son destruidas por betalactamasas.

Ejemplos de penicilinas

Penicilinas: penicilina G

Penicilinas antiestafilococicas: nafcilina

Penicilinas de amplio espectro: ampicilina

Fuente: Katzung B. FARMACOLOGÍA BÁSICA Y CLÍNICA Décima Edición. Editorial Manual Moderno. México 2007. Pp751

Resistencia a los antimicrobianos: una amenaza mundial

En los años 80 se creía en los países industrializados, que las enfermedades infecciosas eran una amenaza del pasado, pues con la industrialización llegó la mejora del sanemiento, la vivienda y la nutrición, así como el desarrollo revolucionario de antimicrobianos de lucha contra enfermedades. Sin embargo, a mediados del siglo pasado -pocos años después de que la penicilina entrara en el mercado- se comenzó a observar la aparición de una cepa resistente a la penicilina de Staphylococcus aureus; pronto aparecieron cepas resistentes de otras bacterias. Desde que apareció el primer caso de estafilococo resistente, el problema de la resistencia a los antimicrobianos ha crecido tanto como para transformarse en una preocupación grave para la salud pública, con consecuencias económicas, sociales y políticas de alcance mundial.

Aunque la mayoría de los medicamentos son todavía activos, la sombra creciente de la resistencia significa que muchos de ellos pueden no serlo en poco tiempo; esto implica que por la aparición de bacterias multifarmacorresistentes, la medicación debe ser sustituida por medicamentos hasta cien veces más costosos.

Para comprender la magnitud de este problema, hay que considerar que las enfermedades infecciosas provocan todavía el 45% de las defunciones en países de bajos ingresos y casi una de cada dos muertes prematuras en todo el mundo; aproximadamente el 90% de esas enfermedades se deben a no más de seis enfermedades: infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, VIH/SIDA, tuberculosis, paludismo y sarampión. La resistencia a los antimicrobianos amenaza la capacidad de tratar con eficacia por lo menos cuatro de esas infecciones: respiratorias agudas, diarreicas, paludismo y TB.

La farmacorresistencia es un problema mundial, que afecta a países en desarrollo y desarrollados. La resistencia a antimicrobianos no se puede detener, pero sí se puede contener; es un fenómeno biológico natural, pues la respuesta de los microorganismos está sometida a la presión selectiva del uso de medicamentos antimicrobianos. Entonces la prioridad ha de ser prevenir la infección; después la contención del problema es el mejor medio a utilizar: dado que el uso de antimicrobianos impulsa la aparición de resistencia, el enfoque de cualquier estrategia de contención debe ser reducir al mínimo culquier uso innecesario, inadecuado o irracional de medicamentos antimicrobianos.

Published in: on 15 septiembre, 2010 at 4:02 am  Dejar un comentario  

El descubrimiento de la penicilina, debido a Alexander Fleming, permitió notables avances en la investigación de los antibióticos instrumento fundamental en la lucha contra las enfermedades infecciosas

La penicilina
El descubrimiento de un nuevo agente inhibidor de la vida bacteriana, la penicilina. Este hallazgo, realizado en 1928, cuando Alexander Fleming era titular de la cátedra de Bacteriología en la Escuela de Medicina del St Marys Hospital, inauguro una nueva era en la práctica de la medicina.
El descubrimiento estuvo precedido por los estudios que Alexander Fleming estaba realizando sobre las variaciones de color de las colonias de estafilococos, lo que parecía estar relacionado con su virulencia. Se pensaba que estos cambios de tonalidad se producían si las colonias se incubaban durante veinticuatro horas y luego se conservaban a temperatura ambiente durante varios días. Fleming, en colaboración con M. Pryce, estudió estas alteraciones çon cultivos de estafilococos procedentes de forúnculos, abscesos e infecciones de nariz, garganta y piel.
Lo que llamó la atención del científico fue una placa de cultivo de estafilococo, en la que existía una zona de colonias que habían desaparecido, alrededor de una gran mancha de hongo, lo que ponía de manifiesto la capacidad del hongo para atacar a los microorganismos patógenos comunes.
Como resultado, publicó varios artículos sobre este tema; en 1929 aparecía, en la revista The Journal, el titulado «Sobre la acción bacteriana de la penicilina con especial referencia a su utilización en el aislamiento de B. lnfluenz.». En 1931, en el transcurso de una conferencia sobre «El empleo intravenoso de los germicidas», pronunciada en la Royal Society of Medicine, Fleming anuncia su descubrimiento de que la penicilina inhibe a los organismos anaerobios que causan la gangrena gaseosa. Fue así como Fleming sentó la base de lo que, con el tiempo constituiría una de las armas más poderosas de la humanidad para luchar contra las enfermedades. No obstante, se trataba sólo de un primer paso, ya que la utilización de la penicilina no hubiera sido posible sin los trabajo de los investigadores de Oxford, H. W. Florey y E.B. Chain. Estos científicos llevaron a cabo los procesos de purificación y concentración de la penicilina, con vista a poder demostrar sus efectos terapéuticos. Sus conclusiones fueron publicadas en el artículo la “Penicilina como agente terapéutico”, apareció en 1940 en la revista The Lancet. Las aportaciones de Florey y Chain, que junto con Fleming, fueron galardonados con el premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1945, permitieron la producción a gran escala de penicilina en Estados Unidos Bretaña.

Published in: on 12 septiembre, 2010 at 9:24 pm  Comments (3)