“Balas Mágicas”*

A inicios del siglo XX, el científico alemán Paul Erlich desarrolló el concepto de toxicidad selectiva: realizó tinciones de microorganismos y observó que algunos colorantes teñían a los mismo pero no a los tejidos animales, y concluyó que si el colorante fuera tóxico, afectaría a los microorganismos pero no a las células animales; así las sustancias químicas se comportarían como “balas mágicas” que golpearían al patógeno pero no al hospedador. De esta forma descubrió los primeros agentes quimioterapéuticos como el Salvarsan, para el tratamiento de la sífilis. A pesar de esto, hasta los años 30 se empezó a descubrir agentes que afectasen a la mayoría de microorganismos patógenos.

Alexander Fleming descubrió el primer antibiótico, la penicilina. La primera publicación de Fleming sobre la penicilina (publicada en 1929) inicia de la siguiente manera: ” Mientras trabajaba con variantes de estafilococos, abandoné sobre la mesa del laboratorio una serie de placas de cultivo y las fui examinando de vez en cuando. Para examinarlas, estas placas se exponían necesariamente al aire y se contaminaron con una variedad de microorganismos. observé que alrededor de una gran colonia de un hongo contaminante, las colonias de estafilococos se hacían tranparentes y obviamente estaban sufriendo una lisis. se hicieron resiembras de este hongo y se realizaron experimentos encaminados a comprobar las propiedades de la sustancia bacteriolítica que evidentemente se había formado en el cultivo del hongo y que había difundido al medio circundante…”

Aunque Fleming caracterizó el producto, su trabajo no demostró que la penicilina era efectiva para el tratamiento de enfermedades infecciosas. Fue hasta en 1939 que científicos de la universidad de Oxford -motivados por la segunda guerra mundial- desarrollaron métodos para el análisis y ensayo de la penicilina en infecciones humanas. En 1941, Howard Florey -del mismo grupo de científicos- llevó a Estados Unidos cultivos del hongo productos de penicilina y persuadió al gobierno para crear un programa de investigación, junto con la industria farmacéutica, el departamento de Agricultura y varias universidades.

El éxito de la penicilina en la medicina fue rápido y fenomenal. Muchas enfermedades que tenían altas tasas de mortalidad son ahora casi que simples curiosidades médicas….

*Fuente: Brock: biología de los microorganimos

Published in: on 2 septiembre, 2010 at 2:14 am  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://betalactaminas.wordpress.com/2010/09/02/balas-magicas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. El descubrimiento de estas drogas fue un importante avance para la salud ya que gracias a estas, se pudo encontrar un cura hay diferetes clase de enfermedades infecciosas ocasionadas por microorganismo patógenos y de estar manerar reducir l el porcentaje tan grade de muertes que habian en esa épocas.

  2. Hola Gabriela, muy interesante el titulo de tu post, solo me queda una duda: ¿Estos colorantes son necesariamente antibióticos?

    • No son -o eran- antibióticos. Con estos colorantes simplemente surgió la idea de la utilidada que tendrían ciertas sustancias si resultaran tóxicas de algún modo para las bacterias mas no para las células del ser humano. Con el colorante era obvio el resultado: teñían selectivamente a las bacterias, entonces podía buscarse sustancias que tuvieran algún efecto únicamente sobre algún tipo de célula deseada.

      • Gracias por la información, ahora ya me quedo claro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: