Resistencia a los antimicrobianos: una amenaza mundial

En los años 80 se creía en los países industrializados, que las enfermedades infecciosas eran una amenaza del pasado, pues con la industrialización llegó la mejora del sanemiento, la vivienda y la nutrición, así como el desarrollo revolucionario de antimicrobianos de lucha contra enfermedades. Sin embargo, a mediados del siglo pasado -pocos años después de que la penicilina entrara en el mercado- se comenzó a observar la aparición de una cepa resistente a la penicilina de Staphylococcus aureus; pronto aparecieron cepas resistentes de otras bacterias. Desde que apareció el primer caso de estafilococo resistente, el problema de la resistencia a los antimicrobianos ha crecido tanto como para transformarse en una preocupación grave para la salud pública, con consecuencias económicas, sociales y políticas de alcance mundial.

Aunque la mayoría de los medicamentos son todavía activos, la sombra creciente de la resistencia significa que muchos de ellos pueden no serlo en poco tiempo; esto implica que por la aparición de bacterias multifarmacorresistentes, la medicación debe ser sustituida por medicamentos hasta cien veces más costosos.

Para comprender la magnitud de este problema, hay que considerar que las enfermedades infecciosas provocan todavía el 45% de las defunciones en países de bajos ingresos y casi una de cada dos muertes prematuras en todo el mundo; aproximadamente el 90% de esas enfermedades se deben a no más de seis enfermedades: infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, VIH/SIDA, tuberculosis, paludismo y sarampión. La resistencia a los antimicrobianos amenaza la capacidad de tratar con eficacia por lo menos cuatro de esas infecciones: respiratorias agudas, diarreicas, paludismo y TB.

La farmacorresistencia es un problema mundial, que afecta a países en desarrollo y desarrollados. La resistencia a antimicrobianos no se puede detener, pero sí se puede contener; es un fenómeno biológico natural, pues la respuesta de los microorganismos está sometida a la presión selectiva del uso de medicamentos antimicrobianos. Entonces la prioridad ha de ser prevenir la infección; después la contención del problema es el mejor medio a utilizar: dado que el uso de antimicrobianos impulsa la aparición de resistencia, el enfoque de cualquier estrategia de contención debe ser reducir al mínimo culquier uso innecesario, inadecuado o irracional de medicamentos antimicrobianos.

Published in: on 15 septiembre, 2010 at 4:02 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://betalactaminas.wordpress.com/2010/09/15/resistencia-a-los-antimicrobianos-una-amenaza-mundial/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: